Los padecimientos relacionados con la sangre, como son los coágulos acumulados en las venas y arterias, también llamados trombos.

Son problemas de salud pública mundial de gravedad, así como silenciosos y fulminantes debido a su alta tasa de morbilidad y mortalidad anual.

La noticia de Chris Stainford, el joven británico de 20 años que falleció por una trombosis después de jugar videojuegos por periodos muy prolongados de tiempo, fue un caso que sonó mucho en Internet por diversas razones, pero la que aquí nos ocupa es el desconocimiento respecto de la fatal situación que padecía y el hecho de que este mal no respeta edades. Aunque a la tromboembolia venosa se relaciona más con pacientes de edad avanzada, la incidencia en gente menor a 40 años, es más frecuente.

trombos¿Qué sabemos sobre la TEV?

La trombosis es una de las enfermedades más peligrosas debido a que es fulminante y los factores de riesgo para padecerla son demasiados.

Este padecimiento  inicia con un coágulo acumulado en las venas o arterias, también llamados trombos. Las complicaciones vienen cuando el coágulo bloquea el torrente sanguíneo o desprenderse y trasladarse hacia un órgano, pulmones o corazón, ocasionando lesiones significativas, como infarto de miocardio o  tromboembolia venosa (TEV), dos de las principales enfermedades cardiovasculares mortales.

Datos del Movimiento Global del Día Mundial de la Trombosis aseguran que 1 de cada 4 personas en todo el mundo mueren a causa de un episodio relacionado con esta enfermedad.

Además de peligrosa, la tromboembolia venosa es costosa en términos de atención y cuidados. Cada año se reportan 10 millones de casos de TEV en países con ingresos altos, medios y bajos, y los costos por atención de esta enfermedad ascendieron a un total de cinco billones de dólares en 2016.

Te recomendamos: Bombas de tiempo en tus piernas

¿Cuáles son las causas de la TEV y sus factores de riesgo?

El término médico de Tromboembolia Venosa (TEV) refiere a la formación de coágulos de sangre en las venas. Se le denomina Trombosis Venosa Profunda (TVP) a la acumulación sanguínea en la vena profunda, que ocurre por lo general en la pierna.

La complicación potencialmente fatal puede llegar cuando el coágulo se desprende y llega a los pulmones bloqueando total o parcialmente el flujo de sangre; a esta condición se le conoce como Embolia Pulmonar (EP).

Sin embargo es de suma importancia saber cuáles son los puntos que pueden desencadenar este terrible mal: causas y factores de riesgo.

Según el médico Rudolf Virchow,médico alemán considerado como el padre de la patología, existen tres causas básicas para la formación de un trombo: tendencia a coagular más rápido, una circulación lenta de la sangre y finalmente un daño en la capa íntima venosa.

Rudolf Virchow, médico alemán considerado como el padre de la patología, estableció las tres causas básicas para la formación de un trombo:

  1. Hipercoagulabilidad: tendencia a coagular más rápido de lo normal
  2. Éstasis Venosa: circulación lenta de la sangre
  3. Daño en la capa íntima venosa.

La TEV es la primera causa de muerte intrahospitalaria que puede prevenirse. Algo que mucha gente pasa por alto es el riesgo de padecimiento tras el alta médica.

Por otro lado, los factores de riesgo es un tema más extenso ya que son más y no todos son igual de graves. Así que ara medirlos se encuentra la Escala de Caprini, donde se ponderan con distinto valor, ya sea en 1, 3 o 5 puntos. Así, entre los factores más importantes encontramos:

Factores de bajo riesgo (1 punto) encontramos:

  • Edad del paciente (40-60 años)
  • Antecedentes de cirugía mayor
  • Várices
  • Obesidad
  • Infarto agudo al miocardio
  • Insuficiencia cardiaca

Con 2 puntos en la escala, algunos factores pueden ser:

  • Edad (60-74 años)
  • Cáncer actual o previo
  • Artroscopía
  • Inmovilización con yeso

Variables más graves, o de 3 puntos de valor son:

  • Edad (más de 75 años)
  • Antecedentes de trombosis venosa
  • Historia familiar de trombosis

En el último nivel de factores de riesgo con ponderación (5 puntos) se encuentran:

  • Cirugía protésica programada de cadera o rodilla
  • Intervención quirúrgica mayor (más de tres horas de duración)
  • Lesión medular aguda
  • Politraumatismo
  • Enfermedad cerebral vascular

¿Acabas de salir de una cirugía? ¡Toma precauciones!

Un factor importante a resaltar respecto a esta peligrosa enfermedad es su incidencia en pacientes hospitalizados. Algo que mucha gente pasa por alto es el riesgo de padecimiento tras el alta médica.

La TEV es la primera causa de muerte intrahospitalaria que puede prevenirse.

Los pacientes con movilidad reducida (debido a reposo o recuperación) o que tienen traumatismo vascular (debido a una cirugía u otra lesión grave) tienen más probabilidades de presentar coágulos de sangre.

Hasta un 60 por ciento de los casos de TEV ocurre durante o después de una hospitalización y entre las principales cirugías que pueden significar un riesgo mayor de TEV se encuentran:

  • Cirugía ortopédica (cirugía total de cadera o rodilla)
  • Cirugía general mayor (especialmente relacionada con el abdomen, la pelvis, la cadera o las piernas).
  • Cirugía ginecológica mayor.
  • Cirugía urológica.
  • Neurocirugía.
  • Cirugía cardiotorácica.
  • Cirugía vascular periférica mayor.
  • Quimioterapia para el tratamiento del cáncer.

La buena noticia: ¡es prevenible!

A pesar de todo lo anteriormente dicho, una excelente noticia es que la tromboembolia venosa puede prevenirse y evitarse sin problemas por un proceso llamado tromboprofilaxis.

La tromboprofilaxis es un proceso de atención clínica de gran importancia para prevenir la ETV.

atencion-medicaEste proceso se lleva a cabo a través de diversas estrategias que permitan su adherencia en las unidades hospitalarias.

Lo primero que se hace en las unidades médicas es identificar si el paciente se encuentra en riesgo haciendo un cuestionario para reunir información médica sobre la persona: edad, antecedentes clínicos y el estilo de vida de un paciente.

Las personas consideradas en riesgo deberán entonces recibir el protocolo de prevención adecuado, que puede incluir:

  • Medicamentos para prevenir los coágulos (anticoagulantes).
  • Dispositivos mecánicos (medias de compresión, dispositivos de compresión neumática intermitente o bomba venosa del pie de inflado rápido).

Una excelente noticia es que la tromboembolia venosa puede prevenirse y evitarse sin problemas por un proceso llamado tromboprofilaxis.

Los pacientes que se encuentran hospitalizados también pueden recibir instrucciones de movimiento y ejercicio con los pies o las piernas tan pronto posible. El tratamiento de TVP y EP puede diferir según el paciente

  • Anticoagulantes inyectables (heparina o heparina de bajo peso molecular), o comprimidos (apixabán, dabigatrán, rivaroxabán, edoxabán y warfarina).
  • Dispositivos mecánicos (medias de compresión).
  • Terapia trombolítica (activador tisular del plasminógeno).

Un diagnóstico rápido y el tratamiento adecuado pueden llevar a la recuperación, sin embargo podrían existir complicaciones a largo plazo, como el síndrome postrombótico y la hipertensión pulmonar tromboembólica.

Te recomendamos: ¿Qué le pasa a tu cuerpo si estás todo el día sentado?

hipertension-pulmonarLa trombosis tiene su día para generar conciencia

Como forma de alertar a la población sobre la gravedad de este terrible mal, desde el 2014, todos los 13 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Trombosis por medio de la OMS y la ISTH (Sociedad Internacional de la Trombosis y Hemostasis) por sus siglas en inglés.

Esta iniciativa reúne al público en general y a todos los profesionales de la salud a hacer campañas donde se destaque:

  • La carga de morbilidad por la trombosis
  • La necesidad de acción frente al problema
  • Enfatizar en la amenaza y las consecuencias que esta enfermedad representa
  • Sensibilizar al público sobre los riesgos, signos y síntomas de este padecimiento
  • Disminuir las muertes y discapacidad ocasionados por TEV.

Algunos datos y cifras sobre Tromboembolia Venosa en el mundo

  • La incidencia es de 1 en 10,000 adultos jóvenes al año.
  • 1 en 100 adultos mayores anualmente.
  • 160,000 casos nuevos cada año.
  • En EE.UU. se registran cerca de 100,000 y 300,000 muertes relacionadas con TEV anualmente.
  • En Europa se registran 544,000 muertes relacionadas con TEV cada doce meses.
  • En EE UU. y Europa, la tromboembolia venosa mata a más personas que enfermedades como el SIDA, el cáncer de mama, el cáncer de próstata y los accidentes automovilísticos combinados.

FUENTES: someth, worldthrombosisday, mediagraphic