Parece que los médicos chapados a la antigua siguen creyendo que el cuerpo humano está perfectamente equipado para eliminar las toxinas que absorbe y produce a diario.

Te recomendamos: Desintoxícate naturalmente

Pero si bien es cierto que la naturaleza nos ha dotado con un cuerpo eficiente que nos ayuda a deshacernos de las toxinas generadas por el estrés cotidiano, el consumo de alimentos y la falta de sueño, hay límites que alcanza fácilmente, sobre todo a causa de nuestro estilo de vida acelerado y poco saludable: el déficit crónico de sueño (cuándo fue la última vez que tuviste una noche completa de descanso), el estrés constante (tanto el positivo, que nos ayuda a sobrevivir, como el negativo, también llamado oxidativo), la ingestión excesiva de alimentos, conservadores, colorantes y saborizantes, el jet lag, el consumo de tabaco y alcohol, etcétera.

Para comprobar que el cuerpo tiene límites cuando se trata de eliminar agentes externos nocivos, basta con ver, por ejemplo, los pulmones de un fumador empedernido o el hígado de un bebedor incorregible.

¿Qué problemas acarrea la acumulación excesiva de toxinas en el cuerpo?

Dependiendo del tipo de toxinas, su efecto puede ser desde molesto pero no peligroso (por ejemplo, la lentitud de movimientos) hasta letal (piensa en el cáncer), y traer consigo numerosas manifestaciones como:

  • Bloqueo de la absorción de nutrientes
  • Letargo
  • Dificultad para bajar de peso
  • Aparición de tumores
  • Defectos congénitos
  • Alteraciones del sistema endocrino
  • Irritación de ojos o de vías respiratorias
  • Deterioro de la memoria
  • Erupciones en la piel
  • Daños hepáticos
  • Crecimiento excesivo de vello corporal
  • Trastornos circulatorios, entre otras.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Tenemos que atacar el problema desde dos frentes: primero, hay que reducir la cantidad de toxinas que se generan en nuestro cuerpo o que entran en él, y, segundo, eliminar las toxinas que ya están presentes.

Para acumular una menor cantidad de toxinas

  • Consume tantos alimentos orgánicos como te sea posible
  • Ve a la cama temprano y lee un poco o ten relaciones íntimas (no hagas ninguna otra cosa que te impida conciliar el sueño; por ejemplo, algún trabajo de escritura)
  • Evita los alimentos procesados
  • Si fumas, deja de hacerlo
  • Reduce la ingesta de alcohol (una copa de vino al día está bien)
  • No te expongas al estrés innecesario; aprende a deshacerte de los “vampiros de energía”
TE RECOMENDAMOS  Beneficios del matrimonio en la salud del corazón

Te recomendamos: Aprovecha los beneficios de estos jugos verdes

Para eliminar las toxinas ya acumuladas:

  • Haz ejercicio: sudar es una de las formas más sencillas y eficaces de desintoxicar tu cuerpo
  • Otra opción para sudar es darte baños de vapor con regularidad
  • Consume a diario cinco o más alimentos desintoxicantes. Aquí hay 10 opciones: manzana, alcachofa, plátano, berros, aguacate, betabel (remolacha), verduras crucíferas, ajo, tofu y ciruelas
  • Para contribuir al buen funcionamiento de tu hígado, empieza el día bebiendo el jugo recién exprimido de un limón, mezclado con agua a temperatura ambiente
  • Emprende un plan de desintoxicación de dos semanas con comida saludable, tanto sólida como líquida
  • Si reduces drásticamente tu ingestión de calorías —lo que ocurrirá si bebes solo jugos (aunque sean nutritivos)—, tu organismo producirá más toxinas debido al estrés ocasionado por la reducción calórica
  • Prepara jugos a tu gusto combinando los 10 alimentos desintoxicantes que dijimos anteriormente

Sugerencia: usa pepino como base para preparar tus jugos limpiadores: es muy bajo en calorías, muy rico en sustancias desintoxicantes y altamente alcalinizante.