Cuando tu doctor te recete un medicamento, no juegues al farmacéutico: hazle estas preguntas antes de empezar a tomarlo.

1. ¿Debería evitar ciertos alimentos?

Existen algunas interacciones entre medicamentos y alimentos. Por ejemplo, la leche puede interferir con ciertos antibióticos, y tal vez quieras evitar los plátanos y otros alimentos ricos en potasio si te recetaron algo para controlar la presión alta o diuréticos para contrarrestar la retención de líquidos. “Si tomas estos medicamentos, comer alimentos altos en potasio aumentará el riesgo de palpitaciones irregulares porque se elevarán los niveles de este mineral en tu cuerpo”, dice Jeremy Allen, director médico en American Family Care, en Alabama.

Otras interacciones conocidas son combinar jugo de toronja con estatinas (elevando el consumo de vitamina K), o combinar arándanos con diluyentes de la sangre como la warfarina.

2. ¿Realmente afecta tanto beber un vaso de vino?

Beber alcohol cuando estás saludable provoca cambios en tu cuerpo: te sientes mareado, se alteran tus niveles de azúcar en sangre, podrías tener resaca… Beber alcohol mientras tomas medicamentos incrementará la intensidad de esos efectos secundarios. Por ejemplo, podrías marearte demasiado si bebes vino mientras tomas un medicamento para las alergias.

La tiramina, un producto de la fermentación presente en muchas bebidas alcohólicas, puede elevar repentina y peligrosamente tu presión sanguínea al interactuar con antibióticos, antipsicóticos, antifúngicos e inhibidores de la monoamina oxidasa. “En el caso de algunos antibióticos y antifúngicos, la ingesta de alcohol puede causar náuseas, cólicos, vómitos, sofoco y dolor de cabeza”, dice el doctor Allen.

3. Vomité. ¿Tomo otra dosis o espero a la siguiente?

“Si vomitas menos de 15 minutos después de tomarlo, repite la dosis porque lo más seguro es que no se haya digerido”, recomienda el doctor Allen. Si ya pasaron una o dos horas, los medicamentos seguramente ya pasaron por tu estómago, así que puedes esperar a la siguiente dosis. Llama a tu doctor si tienes dudas, porque el riesgo de saltarte una dosis podría ser mayor al de tener demasiado medicamento en tu torrente sanguíneo.

4. ¿Cuánto tiempo pasará antes de que sienta los efectos?

Cuando estás enfermo y harto de sentirte así, quieres alivio inmediato. Pero sentirlo puede tomar más tiempo, dependiendo de tus condiciones y del medicamento. Algunos medicamentos viajan directamente de tu sistema digestivo hacia el torrente sanguíneo, mientras que otros necesitan pasar primero por el hígado.

“Los medicamentos alcanzarán tu torrente sanguíneo en no más de ocho horas después de haberlos tomado, pero en algunos casos alcanzarán sus niveles máximos en sangre en apenas 30 minutos”, dice el doctor Allen. Si estás tomando un medicamento de liberación prolongada, está diseñado para disolverse lentamente y darle a tu cuerpo niveles estables de la sustancia a lo largo del día. “Deberías empezar a sentir los efectos dentro de las primeras seis a ocho horas, pero percibir una mejora significativa de los síntomas requerirá una ingesta constante”.

5. ¿Puedo triturar mis píldoras para tragarlas?

No solo los niños detestan tragar píldoras. En la mayoría de los casos, está bien triturarlas y mezclarlas con puré de manzana. Pero el doctor Allen afirma que la excepción son los medicamentos que se disuelvan lentamente o que sean de liberación prolongada: podrías sufrir una sobredosis de alguna sustancia o irritar el revestimiento de tu estómago.

6. ¿Tengo que tomar la dosis completa?

De acuerdo con el doctor Marc Leavy, especialista en el Centro Médico Mercy, depende del tipo de padecimiento. Si usas medicamentos para aliviar el dolor y éste se quita, quizá puedas dejar de tomarlos a menos de que sean lo único que lo controla. Pero si estás tomando antibióticos para combatir una infección, completa la dosis. “A pesar del ataque, podrían quedar bacterias residuales, listas para multiplicarse si interrumpes el tratamiento demasiado pronto”, advierte el doctor Leavey.

7. Mis suplementos alimenticios, ¿pueden interactuar con el medicamento?

Los suplementos alimenticios y naturistas han ayudado a prevenir y combatir enfermedades, pero pueden ser peligrosos si se combinan con medicamentos. “Algunas hierbas y vitaminas pueden interactuar con ciertos medicamentos, lo que alterará cómo funcionan y/o puede tener efectos secundarios peligrosos”, dice Jamie Chan, director de calidad farmacéutica y seguridad de medicamentos en Kaiser Permanente.

La lista de interacciones es tan larga que resulta indispensable decirle a tu doctor todo lo que estás tomando, incluso aunque sean suplementos “orgánicos y naturales”. Tu doctor y tu farmacéutico revisarán las interacciones para comprobar si tus suplementos, hierbas o vitaminas pueden entrar en conflicto con tus medicamentos.

8. ¿Puedo tomar probióticos mientras tomo antibióticos?

Si alguna vez has sufrido los efectos secundarios de tomar antibióticos (inflamación, estreñimiento, diarrea o una infección vaginal), sabes cuán espantoso es estar enfermo y encima tener que padecer para poder sentirte mejor. Kent Holtorf, director médico en Holtorf Medical Group, sugiere que sus pacientes tomen probióticos. “Cuando tomas antibióticos, se necesitan altas dosis de probióticos porque hay una guerra dentro de tu estómago: los antibióticos están matando a algunas de las bacterias benéficas y las bacterias nocivas querrán tomar el control”, dice el doctor Holtorf.

“Es mejor tomar el probiótico lo más alejado posible del medicamento para reducir la cantidad de bacterias benéficas que se están afectando”. Para fortalecer a las bacterias benéficas, el doctor Holtorf recomienda consumir al menos de 200 a 400 mil millones de CFUs durante y después de usar antibióticos. “Es muy seguro y casi nunca causa problemas”, dice.

9. ¿”Tomar dos veces al día” significa “cada 12 horas”? ¿O “por la mañana y por la noche”?

De acuerdo con el doctor Leavey, la práctica común en hospitales es tomar el medicamento con el desayuno y con la cena. Si tu receta indica que lo tomes tres veces al día, significa “mañana, tarde y noche”. “Aunque no siempre hay que ser tan precisos, tomar un medicamento dos veces al día en lugar de cada doce horas puede afectar las dosis de algunas sustancias”, dice el doctor Leavey.

“Permitir que los medicamentos salgan por completo de tu torrente sanguíneo podría alterar el tratamiento”. Por supuesto, esto es en general: lo mejor es consultarlo directamente con tu médico.

10. ¿Puedo usar un medicamento genérico?

A nadie le gusta sentirse enfermo y además pagar demasiado. ¿Pero son los medicamentos genéricos tan efectivos como los de marca? De acuerdo con Chan, está legalmente requerido que los medicamentos genéricos actúen de la misma forma que los medicamentos de marca. El doctor Leavey está de acuerdo. “Puede haber diferencias en la estructura de píldoras o cápsulas y esto puede llevar a variaciones individuales, pero en la mayoría de los casos no habrá problema”, dice Leavey. Sin embargo, hay algunos casos específicos en los que resulta mejor tomar un medicamento de marca, afirma. Consulta tu caso con tu médico.

Tomado de Reader’s Digest 10 Super-Important Questions to Ask Before You Take Prescription Medications

¿Alguna vez pasó por tu cabeza alguna de estas dudas? ¿La resolviste con tu médico?