Los depredadores sociales necesitan de un vocabulario rico en señas para comunicar su estado de ánimo e intenciones a otros miembros de la manada. 

A fin de reforzar la cohesión del grupo y coordinar sus actividades durante la cacería. Muchas de estas señas, como la expresión del rostro, operan a corta distancia.

Para comunicarse a grandes distancias es necesario otro tipo de señales; los perros usan las señales de la cola: si la mantienen erecta, paralela a la columna vertebral, expresan agresividad; escondida entre las patas traseras, sumisión, y si la mueven de un lado a otro es muestra inequívoca de amistad.

En conjunto, el lenguaje de la cola del gato es mucho menos elocuente. Por ser un animal más solitario, tiene menos necesidad de contar con un vocabulario de este tipo.

Posturas de la cola

  • Si su cola está hacia arriba, eso quiere decir que está muy contento y satisfecho.
  • Si su cola está hacia abajo, significa que está triste, apático y puede que hasta padezca algún malestar.
  • Si su cola está rígida, suele significar que quiere algo, o puede que incluso espere alguna cosa.
  • Si la colada está ancha y algo arqueada, es que tu gato siente miedo, está asustado y su reacción podría ser algo imprevisible, ten cuidado con tus movimientos y actúa con calma.

Movimientos de la cola

  • Si mueve su cola de un lado a otro, no quiere decir que esté alegre, sino más bien significa descontento.
  • Si mueve muy rápido la cola, quiere decir que está molesto, e incluso podría comportarse de forma agresiva.
  • Si mueve su cola de manera suave y lenta, significa que está relajado, o puede que concentrado en algo que le interese.

Estos gestos de la cola de un felino parecen ser poco comunes entre los gatos salvajes, sencillamente porque rara vez lo necesitan.