Los grandes pétalos de color rojo encendido de la Poinsettia o flor de Nochebuena contrastan alegremente con los grises días invernales.

En el México prehispánico la nochebuena se usaba como planta medicinal que ayudaba a las madres a tener suficiente leche, o en forma de cataplasmas para aliviar enfermedades cutáneas.

Hoy día no hay época navideña sin esta flor: los retoños se venden en todas partes del mundo, y los árboles de Navidad, las guirnaldas y las coronas son adornados con esas llamativas flores.

Originaria de México y cultivada por los antiguos mexicanos, llegó a simbolizar la Navidad, ya que florece únicamente en esta época. También era el símbolo de la “nueva vida” a la que ingresaban los guerreros muertos durante una batalla.

Desde el siglo pasado fue adoptada en Europa, cuando en diciembre de 1899 la Basílica de San Pedro en El Vaticano fue adornada con encarnadas flores de nochebuena.

¿Conoces otros símbolos de la Navidad y su significado?