Aunque tratas de ser consistente, a veces el ejercicio pasa al final de tu lista. Estos tips te ayudarán a mantenerte saludable.

Cambia tu mentalidad

¿Estás demasiado ocupado para ejercitarte? ¿O simplemente no estás motivado? Un estudio reciente analizó qué ocurría cuando personas saludables dejaban de ejercitarse por dos semanas (y reducían su conteo diario de pasos de 10,000 a 1,500).

Descubrieron que su nuevo sedentarismo conducía a una pérdida de músculo, una mayor acumulación de grasa y a una reducción en la buena condición del músculo cardiaco. Pero no tiene que ser así.

Para reducir la pérdida de condición cuando no puedes ejercitarte, empieza por adoptar la mentalidad correcta, explica Cris Dobrosielski, vocero del Consejo Estadounidense del Ejercicio. Olvídate del “todo o nada” que te hace pensar que no es suficiente ejercitarte una o dos veces por semana. “Es una mentalidad inapropiada que puede llevarte a conductas destructivas”, dice.

Bajar la intensidad puede beneficiarte

En lugar de temer lo peor (¡Voy a engordar! ¡Nunca recuperaré mi condición física!), te beneficiaría planear una semana con ejercicio más ligero. Hasta los atletas toman una semana de “descanso” durante la cual se ejercitan con menor intensidad y frecuencia, explica Dobrosielski. Aplica esa misma actitud y tendrás una benéfica semana enfocada en la recuperación. También asegúrate de dormir bien.

Despierta a tu cuerpo

Aunque estés en un viaje de negocios y no puedas ir de 30 a 60 minutos al gimnasio, puedes seguir moviéndote. Aparta 10 minutos para realizar algunos estiramientos. “Esto ayudará a que despiertes y te conectes con tu cuerpo”, dice Dobrosielski.

Gira tu columna

Acuéstate boca arriba sobre el piso. Dobla tus piernas, acercando tus rodillas al pecho, y gíralas de un lado a otro mientras mantienes tus hombros rectos. “Como este ejercicio ayuda a estirar la parte inferior de tu espalda, es lo mejor que puedes hacer por tu cuerpo durante un periodo de estrés”, explica.

Estiramiento de tendones

Recuéstate sobre tu espalda. Extiende una banda elástica alrededor de uno de tus pies. Estira la pierna mientras mantienes tu cuello y tus hombros lo más relajados posibles. Dobla suavemente tu pierna estirada hacia tu cuerpo. “Es un ejercicio maravilloso para reducir el estrés y corregir la postura”, explica.

Estiramiento de estocada apoyada

Apoya un pie y una rodilla en el piso. Inclina tu rodilla delantera hacia el frente, y después devuelve tu cuerpo hacia atrás, hacia tu cadera. Hazlo si has pasado mucho tiempo sentado o durante un viaje en avión, dice Dobrosielski.

Cuida lo que comes

Permanecer en forma no se limita al ejercicio: también incluye a la nutrición. De hecho, puedes perder peso sin ejercitarte. Si estás en un periodo de descanso, tomar las elecciones alimentarias correctas te ayudará a mantener el tamaño y la silueta de tu cuerpo, dice Dobrosielski. Por ejemplo, cuando estés de viaje trata de controlar la “modalidad vacacional” y no transformes cada ingesta en una indulgencia calórica. Es una gran época para explorar la gastronomía local que suele ser tanto deliciosa como benéfica.

Sal a explorar

Cuando quieres moverte, la naturaleza puede hacer maravillas por ti. En un estudio de 2017, las personas que salieron a explorar se sintieron más felices, menos cansadas y menos estresadas en comparación con aquellos que permanecieron sedentarios o recurrieron a la caminadora. Durante tus vacaciones, busca opciones para moverte que te hagan feliz. Ni cuenta te darás de que estás ejercitándote.

Sube por las escaleras

Cada pequeño movimiento que hagas a diario puede crear una gran diferencia en tu condición física, dice Dobrosielski. Por ejemplo, levanta más las piernas mientras caminas. O cuando salgas, busca escalones que se eleven a varios centímetros del piso; detente y súbelos de 15 a 20 veces. Repite tres veces al día. “Sumarás pasos a tu cuenta e incrementarás tu fuerza muscular y tu resistencia”, afirma.

Ejercítate durante 90 segundos

Si estás en un viaje de negocios, de vacaciones o no saliste de la oficina, haz rutinas que duren de 60 a 90 segundos. Una de esas opciones rápidas y efectivas consiste en hacer 30 segundos de sentadillas, 30 de abdominales y 30 de lagartijas. Trata de repetirlas tres veces al día, quizá antes de desayunar, comer y cenar. “Al final del viaje, te sentirás mejor a que si no lo hubieras hecho”, dice Dobrosielski.

Renta una bicicleta

Hay muchas ciudades –e incluso hoteles– que ofrecen este servicio. Mientras sigas las reglas de seguridad, no hay una mejor opción para pasear mientras estás de vacaciones, explica Dobrosielski. “Cuando no estás en casa, andar en bicicleta es perfecto para ejercitarte sin necesidad de apartar tiempo para una rutina más estructurada”, dice.

Si las circunstancias te lo permiten, ve a tu oficina en bicicleta: un nuevo estudio detectó que reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer y mortalidad por casi cualquier causa.

Diviértete

Durante las vacaciones, está bien que quieras que tu familia sea tu prioridad. “Tus metas son pasar tiempo con las personas a quienes amas y liberarte de la presión”, dice Dobrosiekski. Organizar tus vacaciones te permitirá ejercitarte con actividades novedosas. Toma una clase de yoga, renten un cuatriciclo, vayan a remar… Velo como una oportunidad para disfrutar un tiempo de descanso mental mientras tus músculos se mueven de formas nuevas y divertidas.

¿Te ejercitas de alguna forma, aún cuando tienes muchas ocupaciones?

Tomado de rd.com 12 Sneaky Ways to Stay Fit When You’re Too Busy to Work Out