Las compañías están cada vez más conscientes, por ello cuentan con horarios flexibles, trabajo remoto, permisos de maternidad y paternidad.

La salud mental es un tema que para muchos empleadores puede ser tabú, a pesar de que más de 300 millones de personas padecen afectaciones mentales en todo el mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, cada vez más empresas comienzan a prestar mayor atención y a dedicar tiempo o acciones específicas para procurar el cuidado de la salud mental.

Este año, el eje del Día Mundial de la Salud Mental, es la salud mental en el lugar de trabajo, un tema que comienza a generar espacios de discusión en el entorno corporativo, entre las autoridades de salud y la población.

La OMS define al estrés laboral como “la respuesta de la persona ante las exigencias y presiones laborales que no pueden solucionarse a través de sus conocimientos, habilidades ni su capacidad de afrontamiento”. Afectaciones como la depresión, la ansiedad y la colitis nerviosa, son un tema que no se discute lo suficiente en México, y aún menos en los centros de trabajo.

El Dr. Enrique Chávez-León, presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana y secretario de la Región México, Centroamérica y el Caribe de la Asociación Psiquiátrica de América Latina, afirma que “tanto la depresión como los trastornos de ansiedad representan un costo para los empleados y empleadores. Los factores laborales que pueden afectar la salud mental son: las exigencias laborales excesivas, la insatisfacción respecto a las actividades realizadas, los cambios organizacionales (fusiones, compras de compañías), la inseguridad respecto a continuar contratado, el nivel laboral que se tiene”, entre otros.

Es por ello que, como en cualquier enfermedad, la detección temprana, su diagnóstico y tratamiento oportunos, acortan su duración y permiten una recuperación más completa, dice el Doctor Chávez-León.

De acuerdo con el más reciente Diagnóstico y Manejo del Estrés Postraumático de la Secretaría de Salud, los trastornos de ansiedad son los más frecuentes entre la población mexicana, ya que por lo menos el 25% de la población los ha padecido, por lo que las empresas deben encontrar maneras de atender estas afectaciones en sus centros de trabajo.

Algunas empresas en México están intensificando sus acciones para garantizar que los colaboradores se sientan en condiciones óptimas para su desarrollo profesional y para lograr un balance con su vida personal, lo que repercute positivamente en su salud.

Al tener un balance entre las exigencias del trabajo y la vida personal, los empleados logran un equilibrio que les permite sentirse mucho más estables mentalmente, pues no tienen que preocuparse continuamente por el estrés natural del trabajo y de la vida diaria, pensando que al atender un aspecto se descuidará el otro.

Asegurar un clima laboral en que las personas se encuentren estables psicológicamente es de máxima importancia para las empresas, pues mejora la comunicación, las relaciones humanas y a su vez la productividad.

Salud mental y eventos traumáticos

Los sismos que impactaron la zona centro del país en septiembre dejaron en claro que el cuidado de la salud mental es una necesidad imperativa para los centros de trabajo, y para recuperar las condiciones de trabajo habitual.

Al no atender de manera puntual este estrés, quienes sufrieron un evento traumático pueden presentar un deterioro psicológico y social a mediano plazo, que eventualmente puede poner en riesgo a las personas ya que podrían desarrollar trastorno de estrés postraumático.

Para asegurar el bienestar mental en los centros de trabajo, el Dr. Enrique Chávez-León, presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, recomienda lo siguiente:

Prevención primaria

Establecer comités para la solución de problemas y realizar talleres de reducción de estrés, promover la actividad física, y la relajación para disminuir la ansiedad de los empleados, así como otorgar facilidades para acceder a los servicios de salud mental.

Prevención secundaria

Es la detección y tratamiento en aquellas personas que han estado sometidas a estrés laboral, con el fin de minimizar su impacto en la vida cotidiana. Cuando se detectan síntomas depresivos o ansiedad es mejor que la persona reciba consejería para solucionar los síntomas.

Prevención terciaria

Tiene por objetivo el proveer de tratamiento y rehabilitación a las personas que ya tienen un trastorno mental. Las medidas más útiles son la terapia cognitivo conductual, para la depresión y los trastornos de ansiedad.

Sin duda, el cuidado de la salud mental no debe dejarse de lado, y debe ser un asunto del que se ocupen las empresas en todo momento, no sólo después de eventos traumáticos.

El Día Mundial de la Salud Mental se celebra los días 10 de octubre, con el fin de generar conciencia sobre la importancia de las afectaciones mentales, y en 2017 se busca poner especial atención a la manera en que las empresas pueden colaborar para promover en todo el mundo el cuidado de la salud mental.

¿Tu empresa se preocupa por la salud de sus empleados? ¿De qué forma te gustaría que una empresa viera por la salud de sus empleados?

Fuente: Mondelēz International