Las hierbas medicinales utilizadas por la tradicional medicina herbolaria, han probado y comprobado su efectividad a lo largo de la historia.

Son muchos años de ser utilizadas por la gente para recuperar y mantener la salud, y la sabiduría de cómo utilizarlas ha pasado de generación en generación por la tradición popular por siglos. Ni las hierbas medicinales ni los tratamientos y suplementos alimenticios con ellas elaborados son producto milagro y no tendrían por qué ser objeto de acoso como sucede, señala Emmanuel Zúñiga, presidente de la Federación Mexicana de la Industria de Herbolaria y Medicina Alternativa, Tradicional y Naturista (FNIHMATN).

Te recomendamos leer: El poder de la sábila

“Los tratamientos y productos herbolarios son cuidadosamente preparados con base en recetas antiguas y no ofrecen ni resultados prontos ni expeditos, es decir, no ofrecen resultados milagrosos. Al contrario, su eficiencia se basa en la constancia. Es una pena que la gente y peor aún las autoridades sanitarias los confundan con los productos milagros”

Los productos herbolarios están hoy en proceso de registro sanitario y son regulados por la COFEPRIS, y ellos no están en desacuerdo, sólo piden que esa regulación sea acorde a la realidad de su sector conformado por micro y pequeñas empresas y no se les mida con la misma vara que a los grandes laboratorios farmacéuticos como actualmente sucede.

La Organización Mundial de la Salud en el texto “Estrategia de la OMS Sobre Medicina Tradicional 2014-2021”, resalta la importancia y necesidad de fomentar el desarrollo de  la medicina herbolaria y complementaria como una opción real de salud.

Considera que “en la actualidad el estudio de las plantas medicinales es uno de los recursos más importantes de la Medicina Tradicional Popular Mexicana, por lo que entra en una etapa de difundido interés en el medio médico y científico nacional. Esta situación obedece, en parte, al convencimiento provocado por la crisis económica, de que los recursos vegetales del país deben ser estudiados para afrontar carencias, abaratar los costos de medicamentos que son cada vez más difíciles de adquirir, y que al mismo tiempo aporten tratamientos eficaces sin los consabidos efectos secundarios nocivos”.

¿Has utilizado la medicina herbolaria en algún momento? ¿Cuáles han sido los beneficios?