Estudios recientes subrayan la necesidad de proteger mejor la piel contra el sol; por desgracia, muchos médicos no se lo dicen a sus pacientes.

Por ejemplo, cuando investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Wake Forest, en Carolina del Norte, analizaron datos de consultas médicas que abarcaban 21 años, observaron que los médicos mencionaban los filtros solares menos del uno por ciento de las veces.

Te recomendamos: Protege tus ojos y piel de la radiación solar

Acudimos a nuestros asesores en dermatología para saber lo último sobre cómo hacer que la piel luzca más sana y juvenil, y esto fue lo que nos dijeron:

Antes: Evita exponerte al sol de las 10 de la mañana a las 2 de la tarde

Ahora: Asolearse antes y después de esas horas también puede ser nocivo

Es cierto que la radiación UV resulta más dañina para la piel alrededor del mediodía, pero un estudio reciente reveló que la exposición prolongada de los ojos a los rayos UV —que puede causar cáncer de párpado, cataratas y otros trastornos oculares— ocurre más temprano (entre 8 y 10 de la mañana) y más tarde (entre las 2 y las 4 p.m.), cuando los rayos solares inciden más directamente en los ojos.

Usa lentes para sol a fin de protegerte los ojos y la piel que los rodea, incluso en días no muy soleados.

Antes: Es muy importante aplicarse un filtro solar cuando vas a la playa

Ahora: Es vital aplicárselo a diario

“Las actividades deportivas típicas del fin de semana no son las únicas que ocasionan daño por exposición al sol”, advierte Ranella Hirsch, dermatóloga de Boston. “Actividades cotidianas como conducir y otras formas de exposición breve y frecuente contribuyen mucho al daño”.

Investigadores de la Universidad Dartmouth observaron que la exposición acumulada contribuye más al cáncer no melanómico y al envejecimiento de la piel que el daño esporádico (como una quemadura ocasional en vacaciones). Por eso es tan importante acostumbrarse a la aplicación del filtro solar todas las mañanas. Añádelo a otro hábito, como el afeitado o el maquillaje.

Te recomendamos: Elige tu crema solar según tu tipo de piel

Antes: Usa lentes para sol

Ahora: Prefiere las gafas que cubren las sienes, y ponte además un sombrero de ala ancha

Un estudio del American Journal of Public Health revela que los lentes pequeños y los que no ajustan bien dejan pasar hasta 44 por ciento de los rayos UV.

Según otro estudio, realizado en Japón, aunque los lentes para sol protegen bien por el frente, la luz UV pasa por los lados; los investigadores recomiendan las gafas que cubren las sienes o tienen viseras laterales. El sombrero protege aún más los ojos contra los rayos UV.

Antes: Protégete todo el cuerpo con 40 ml (un vasito de licor) de filtro solar

Ahora: Tienes que aplicarte dos capas

Los estudios indican que la mayoría de las personas se aplican sólo del 25 al 50 por ciento de la cantidad usada en las pruebas clínicas, lo que representa un factor de protección solar (FPS) equivalente a un tercio, más o menos, del que la etiqueta indica.

Para cubrir mejor la piel, sigue el consejo del doctor Steven Wang, director de dermatología y cirugía dermatológica del Centro de Cancerología Memorial Sloan Kettering, en Basking Ridge, Nueva Jersey: “La primera capa no basta ni queda uniforme; la segunda puede subsanar ambas deficiencias”.

Te recomendamos: Llegó el sol, aprende a convivir con él

Antes: Un FPS de 15 es más que suficiente

Ahora: Un FPS de 50 ofrece mucha más protección, sobre todo a la larga

Wang explica que un filtro solar con FPS de 15 deja pasar a la piel el siete por ciento de la luz UVB, mientras que uno con FPS de 50 deja pasar sólo el dos por ciento.

Esto significa que el FPS de 15 deja pasar tres veces más radiación UVB que el de 50, lo que representa una enorme diferencia si se considera la exposición que se acumula al cabo de meses, años y décadas.

¿Cómo te cuidas de la exposición solar? ¿De que forma proteges a tus hijos?