Esta irritante infección por hongos puede contraerla cualquiera que camine sobre pisos húmedos. Una vez que se manifiesta, tienes que ser duro con ella.

Usa estos remedios para mitigar la comezón y combatir a los hongos que la provocan.

¿Qué ocurre?

El pie de atleta lo provoca un hongo llamado tinea pedis. Este furtivo intruso que se aloja en las uñas, piel y pelo, irrita, estría, quema y produce comezón en la piel.

Cuando invade el área entre los dedos, el síntoma clásico es la comezón. Algunos hongos se alojan entre los dedos, pero también salen en las plantas y a los costados de los pies, e incluso se propagan a las uñas de los pies.

Los casos severos de pie de atleta van acompañados de ampollas supurantes. Los pisos mojados son terreno fértil para la tiña aunque le encantan los lugares húmedos y calientes de modo que los pies, a menudo confinados a zapatos y calcetines sudorosos, son un medio ideal para los hongos.

Atiende la infección rápido y de manera decidida

Cuando vayas a la farmacia a comprar un remedio sin receta, busca cremas y ungüentos que contengan miconazol o clotrimazol. Aplícate una pequeña porción en el área afectada dos o tres veces al día.

Y no te equivoques: no suspendas la aplicación de la crema cuando los síntomas cedan. Para erradicar el hongo de manera permanente, úsala al menos do semanas de que el problema parezca haber cedido.

En las alacenas de la cocina hay algunas curas

El simple bicarbonato de sodio alivia la comezón y al ardor entre los dedos o en el pie. Agrega suficiente agua a una cucharada de bicarbonato para hacer una pasta. Frótala sobre el pie, luego enjuaga y seca muy bien. Al final, espolvorea maicena.

Para un baño suavizante de pies, añade dos cucharaditas de sal por cada 500 mililitros de agua caliente. Remoja los pies de cinco a diez minutos. Repite este procedimiento a intervalos frecuentes hasta que tus pies sanen del todo.

El té contiene ácido tánico, un astringente natural que funciona de maravilla para secar los pies sudorosos. Introduce cinco bolsas de té en un litro de agua caliente por cinco minutos. Deja enfriar hasta que esté tibio, luego remoja los pies en este líquido durante 30 minutos.

Las siguientes son sugerencias para aplicaciones tópicas, algunas son raras, pero otras no tanto porque todas provienen de personas que sufren de pie de atleta que han aprobado estos remedios y juran que dan resultado:

  • Alcohol quirúrgico
  • Vinagre de manzana
  • Polvo de ajo
  • Aerosol para el pelo
  • Miel pura

Recurre a una de estas sugerencias tres o cuatro veces al día.

¿Has padecido este malestar? ¿Cómo te libraste de las molestias?

Extracto del libro ‘1001 Remedios caseros. Tratamientos confiables para problemas de salud cotidianos’, editado por Selecciones Reader’s Digest.