8 secretos para proteger tu piel durante el año. Son las prácticas que hacen los dermatólogos para tener una piel radiante y reducir el riesgo de cáncer.

1. Elimina las capas viejas

Dos veces por semana frótate la piel con un cepillo, un exfoliante o una loción de ácido salicílico para que esté tersa y absorba mejor cremas y sueros. Si se te irrita, exfóliate sólo una vez por semana.

2. Límpiate la piel con gel

En tiempo de calor, utiliza un limpiador en gel y no en crema: es más ligero y aun así humecta bien. Si tienes la piel grasosa, prueba un limpiador en espuma.

Lávate la cara todas las noches; pasar más tiempo al aire libre supone mayor exposición a los contaminantes del aire, que pueden mezclarse con el humectante y el maquillaje y acentuar las señales de envejecimiento.

gel-limpiador

3. Cambia también de humectante

Las cremas espesas contienen grasas que pueden tapar los poros y propiciar la aparición de barros en tiempo húmedo. Prefiere los sueros, lociones y geles hidratantes.

4. Usa bien el filtro solar

Por la mañana, antes del maquillaje, aplícate un filtro con un factor de protección solar (FPS) mínimo de 30. Vuelve a aplicártelo cada dos horas si estás al aire libre.

Para que no se te corra el maquillaje, usa un filtro mineral en polvo que sea fácil de aplicar a lo largo del día.

Te recomendamos leer: ¿La gente de piel clara es más propensa al cáncer de piel?

filtro-solar

5. No te fíes de las nubes

Se pueden sufrir quemaduras de sol aun en días nublados, cuando el aire fresco invita a omitir el filtro solar, pero las nubes bloquean sólo cerca del 20 por ciento de los rayos UV. Aplícate el filtro protector como en un día soleado.

6. No te olvides de las zonas engañosas

Un número asombroso de cánceres de piel se producen detrás de las orejas y en otras partes del cuerpo que pueden pasarse por alto al aplicarse filtro solar. Protégete las orejas, los empeines y las manos.

nublado-dia

7. Come alimentos buenos para la piel

Los estudios indican que consumir alimentos ricos en antioxidantes (como frutas y verduras coloridas, té verde helado y frutos secos) y probióticos (yogur griego con cultivos vivos y activos, y kombucha, un té fermentado) forman un filtro solar adicional desde adentro.

Te recomendamos leer: Brazos, lunares y riesgo de cáncer de piel

8. Ponte sombrero

Cada 2.5 centímetros de ala de un sombrero aumenta en 10 por ciento la protección de la cara.

Si te ejercitas al aire libre, usa ropa protectora (busca el factor de protección ultravioleta, o FPU, en la etiqueta). Reducirás aún más el riesgo si sales antes de las 10 de la mañana, o después de las 4 de la tarde.