Los centros comerciales, estadios y restaurantes son propensos a abrigar virus y bacterias que pueden provocarte una desagradable infección intestinal.

Grifos del baño

Como es el primer lugar que tocamos después de utilizar el baño, la llave es seguramente uno de los lugares más propensos a albergar bacterias, especialmente en los baños públicos.

Cerrar la llave después de lavarte las manos puede exponerte a muchas de las bacterias de las que acabas de intentar eliminar. Para protegerte, utiliza una toalla de manos para cerrarle a la llave cuando acabes de lavarte.

La regadera

A pesar de ser un lugar donde te limpias de la mugre del día, el cubículo de la regadera es, de hecho, una buena fuente de cultivo de gérmenes. El uso frecuente del baño significa que la superficie se encuentra frecuentemente húmeda, lo que permite que los gérmenes se multipliquen.

Para limitar que las bacterias se esparzan, lava el cubículo de la regadera y la tina con regularidad después de utilizarlos.

El gimnasio

Con sudor, caliente y lleno de gente, virtualmente todas las superficies de tu gimnasio albergan gérmenes, desde los manubrios del equipo hasta los asientos de las bicicletas. Además, el vapor en los gimnasios puede ayudar a los gérmenes aéreos a que esparzan por el edificio.

La mayoría de los gimnasios le piden a sus usuarios que limpien el equipo después de utilizarlo, pero puedes protegerte aún más limpiando el equipo antes de que lo uses.

Botones del elevador

Los botones del elevador pueden no parecer un lugar sucio, especialmente en las oficinas muy limpias y en los centros comerciales. Pero cuando piensas en cuánta gente los toca todos los días, tiene sentido que los veas como una zona de tráfico de gérmenes.

Picaportes

Es inevitable que toques al menos un picaporte durante tu día. Y si te fijas en cuánta gente los ha tocado también, los picaportes son un lugar seguro en el que puedes agarrar un germen o dos.

Lavarte las manos frecuentemente, especialmente antes de comer, es tu mejor plan de ataque contra esa amenaza.

El metro

Posiblemente el hogar más obvio para los gérmenes, los subterráneos no son la opción más limpia para llegar a tu trabajo. En las ciudades más grandes, altos volúmenes de población abordan el sistema subterráneo, dejando gérmenes en los torniquetes, los rieles y los tubos.

Llevar un gel de manos contigo cuando vayas a tu trabajo puede ayudarte a mantener a raya a los gérmenes hasta que puedas lavar tus manos más profundamente.

¿En qué otros lugares crees que los gérmenes se concentran fácilmente?