Todos hemos compartido detalles de nuestra relación amorosa con nuestra familia y amigos. Pero no deberías compartir absolutamente todo. Aquí tienes algunos temas que deberías guardarte.

1. Los detalles de su última pelea

Sus discusiones no son de dominio público. “Si le cuentas a los demás sobre su pleito más reciente, serán ellos, y no tu pareja, quienes te ayudarán a resolver la situación“, dice Gilda Carle, autora de libros sobre relaciones de pareja. “Y entonces tu pareja y tú no sabrán cómo enfrentar el siguiente problema”. Además, tus confidentes podrían enojarse con él.

Si lo único que escuchan son los “hechos” que tú les compartes, podrían preguntarte por qué siguen juntos. “No puedes molestarte con tu amiga cuando fuiste tú quien le contó todos los detalles”, dice Kristie Overstreet, consejera matrimonial, terapeuta sexual y autora.

pelea-de-parejas

Te recomendamos leer: ¿Qué tal te comunicas con tu pareja? Prueba este test

2. Los detalles más íntimos de su vida sexual

“¿Quieres una pareja o un trío?”, dice la doctora Carle. “Informar a otros sobre todo lo que pasa entre las sábanas convierte a tu intimidad en un evento público”. Si tienes relaciones sexuales o no, con qué frecuencia, sus fantasías… los detalles más íntimos deben quedar solamente entre ustedes dos. “Tu vida sexual no tiene por qué ser la fantasía de alguien más”, dice Sara Nasserzadeh, consultora en sexualidad y pareja.

“Además, al revelar qué les gusta y desagrada, estás arriesgándote a que tu confidente quiera complacer a tu pareja”. Si están teniendo problemas sexuales, platícalo con tu pareja. De otro modo, hablen con un terapeuta que les pueda ayudar a descubrir el motivo.

detalles-intimos

3. Los secretos que él te ha confiado

“La confianza es fácil de perder y difícil de recuperar”, dice Overstreet. Si tu pareja te comparte un tema privado (su madre tiene cáncer o lo regañaron en el trabajo), manténte callada. Te lo ha compartido porque confía en ti y en tu habilidad de guardar el secreto. No quieres destruir esa confianza.

“La confianza está en el centro de cualquier relación”, dice Ashley Grinonneau-Denton, terapeuta sexual certificada y experta en relaciones de pareja. “Si una pareja te comparte sus peores secretos, es importante que conserves su confianza. De no ser así, el secreto está en riesgo de ser revelado“.

secretos

4. Ese horroroso regalo que te compró

El pensamiento sí es lo que cuenta. “Un regalo es un regalo”, dice Overstreet. “Agradece que pensó en ti”. ¿Te compró calcetines para tu cumpleaños? Quizá recordó que tu par favorito se rompió y te los regaló con sus mejores intenciones y esfuerzo. No hables mal sobre esto con tus amigos: te lo recordarán de por vida. “Incluso aunque no te haya gustado tu regalo, dile a los demás que fue muy dulce que pensara en ti. Y eso jamás puede reprocharse”, dice la doctora Carle.

regalo

5. Que estás harta de tus suegros

A todos nos han irritado los padres de nuestra pareja y nos hemos quejado con nuestros amigos. Pero es mejor que te quedes callada, sobre todo porque los suegros estarán ahí mientras vivas en pareja. “Agradece que tienes suegros”, dice Overstreet. Nunca sabrás cuándo tus quejas podrían llegarles y, peor, a tu esposo, dejándolo resentido y a la defensiva. Y eso solo hará más mal que bien.

“Deja que él detecte cuando no son amables contigo, o sé tú quien aclare la situación”, dice la doctora Carle. “Pero compartirlo con alguien que no puede ayudarte es desperdiciar el tiempo”.

suegros

6. Problemas de dinero

Quizá gastó dinero que no tenían. O están enfrentando problemas financieros. O los demás están hablando sobre cuánto ganan sus parejas o quién paga qué. Muchas personas no tienen sensibilidad ni seguridad en temas que los hacen ver débiles, especialmente los relacionados con el dinero. Así que es mejor no cruzar esa línea. Los detalles económicos no le interesan a nadie más. “Para eso existen los consejeros en finanzas”, dice Grinonneau-Denton.

borken

Te recomendamos leer: 20 cosas que las mujeres odian de los hombres

7. Sus inseguridades o hábitos vergonzosos

Quizá tu pareja no sabe cómo armar la cuna del bebé; simplemente no es una de sus habilidades. O tiene problemas para podar el pasto y, a regañadientes, necesita contratar a un jardinero. Podría sentirse inseguro de que no puede hacerlo, así que mantén eso entre ustedes dos. “Si haces que se sienta ‘menos hombre’, hay una buena probabilidad de que empiece a perder su confianza y su atracción hacia ti“, dice Mike Goldstein, autor de libros sobre relaciones de pareja. Lo mismo ocurre con sus hábitos o idiosincracias vergonzosas.

malos-habitos

“Si tu pareja tiene problemas de gases, por ejemplo, es un secreto entre ustedes, no algo que tengas que compartirle a la humanidad”, dice Goldstein. Sí, estas quejas son menores, pero alguien podría sacarlas de proporción e incomodarlos todavía más. “Tu amiga no olvidará lo que le contaste“, dice Overstreet. “Y podrías tener que defender a tu pareja frente a tus amigas, lo que podrías haberte evitado si no hubieras compartido el tema”.

8. Que una de tus amigas le cae mal

Es imposible que a tu pareja le agraden todos tus amigos. “Puede pensar que una es hartante, otra es envidiosa, y que otra más gasta a lo loco”, dice Julie Spira, fundadora de Cyber-Dating Expert. Pero si quieres que tu pareja permanezca a tu lado, no reveles lo que piensa sobre alguna de tus amigas, e incluso sobre todas ellas. Solo harás que tus amigas se sientan incómodas y heridas. Conclusión: acepta que él y tú tienen gustos y necesidades diferentes en cuanto a amigos, dice la doctora Carle.

amigas

9. Que uno de ustedes fue infiel

Si tu pareja o tú cometieron alguna infidelidad, no lo reveles. Entre menos personas se involucren, mejor. No importa si deciden permanecer juntos o separarse, pero no le cedas esa decisión a tu mamá o a tu mejor amiga. Son ustedes quienes deben definir si vale la pena rescatar la relación o no. Ustedes saben qué es lo mejor para ambos y nadie entiende por completo lo que ocurre. Y si deciden permanecer juntos, te arriesgas a dañar la percepción que tus amigas y familiares tienen sobre tu pareja.

“Con algo tan doloroso como una infidelidad, es fundamental contar con un terapeuta que les ayude a recuperar la confianza perdida y a superar la traición”, dice Grinonneau-Denton. Además, podrías crear un ambiente incómodo con tus amigas si fuiste tú quien fue infiel. “Se preguntarán si eres capaz de seducir a alguno de sus novios o esposos”, dice Spira. “No te sorprendas si dejan de invitarte a las reuniones”, advierte.

infidelidad

10. Cualquier cosa que tu pareja no sepa

¿Te decepciona el trabajo actual de tu pareja? ¿Te incomoda que beba tanto? Quizá no quieras decírselo a tu pareja para evitar una pelea, pero tampoco te servirá que tus amigas lo sepan y él no. “No divulgues las fallas de tu pareja”, dice la doctora Carle. “Estarás incitando a que otros te presionen sobre por qué sigues con él”.

parejas

11. Mensajes íntimos

Textos, e-mails, correos de voz y selfies explícitas… que todo esto quede solamente entre ustedes. Él podría sentirse avergonzado si revelas sus mensajes románticos, afirma la doctora Carle… o furioso si fue un mensaje erótico. Y tus amigas no necesitan enterarse de absolutamente todo.

“Los mensajes eróticos entre una pareja ayudan a crear intimidad”, dice Grinonneau-Denton. Si revelas que tu pareja y tú practican sexting, no agregues detalles. “Los detalles bridan el erotismo que tu pareja conoce pero los demás no”, agrega.

mensajes-de-texto

12. Sus fracasos previos en el amor

“Si los detalles no son parte de tu propia historia, no tienes por qué compartirlos”, dice Grinonneau-Dentron. Tus amigos y familiares no necesitan saber que le fue infiel a una novia de la universidad, ni que alguien más le rompió el corazón hace años. Si él quiere compartir esa información, bien. Pero no te corresponde a ti. Mejor, dice la doctora Carle, usa su pasado para fortalecer tu futuro.

¿Cuántas veces has compartido secretos íntimos de tu relación con tus amistades? ¿Has tenido problemas por eso?