¡Empacar es un arte! Especialmente si quieres llevar lo indispensable y que nada te falte en tu maleta cuando llegues a tu destino de vacaciones.

1. Las mismas cosas que tu compañero de viaje

Ya sea que vayas de fin de semana con algún amigo o amiga de la universidad o salgas de vacaciones a la playa con tu pareja, cotejen sus listas de equipaje para no repetir objetos. Pueden compartir, por ejemplo, la pasta de dientes, el filtro solar y otros artículos de tocador.

2. Más de dos trajes de baño

Para la mayoría de los viajes, dos son suficientes. Puedes poner a secar uno mientras usas el otro. Para lavar un traje a mano, llena con agua tibia el lavabo de la habitación y añade un chorrito de jabón líquido para manos. Enjuaga el traje y déjalo secar al aire.

3. Cosas que en otros viajes no te han servido para nada

Todos esos artículos que empacas “por si acaso” cada vez que sales de viaje pero que nunca llegas a usar (como minijuegos de herramientas, botiquines portátiles y aparatos electrónicos extravagantes) es mejor dejarlos en casa en esta ocasión, especialmente si son cosas que puedes comprar en el lugar adonde vas a ir.

4. Todo objeto que no se encuentre en tu lista de equipaje

Haz una lista de lo que vas a llevar y apégate a ella. La lista debe tener en cuenta si hará calor o frío y tu itinerario, y excluir los objetos que pudieran llevar tus compañeros de viaje. Guarda la lista; podría resultarte útil para verificar que no olvidas nada cuando salgas del hotel para volver a casa.

5. Libros de tapa dura

Aunque definitivamente necesites algo para leer en la playa, llevar un volumen grueso le agregará peso a la maleta y le quitará espacio aprovechable. Mejora descarga la versión electrónica a tu Kindle, o bien, opta por un libro de bolsillo.

TE RECOMENDAMOS  Destinos paradisíacos de México no tan turísticos

6. Secadora de pelo

Averigua si el hotel tiene una secadora en cada habitación; de ser así, deja la tuya en casa. Tal vez la del hotel no sea la que te resulte más cómoda de usar, pero ahorrarás espacio en la maleta.

7. Líquidos en un frasco que no cierra bien

Asegúrate de que las tapas de los frascos cierren herméticamente, y guarda cada uno de ellos en una bolsa de plástico transparente con cierre. De preferencia, no lleves líquidos, o sólo los indispensables.

8. Cualquier cosa de valor sentimental o que sea irremplazable

Si tienes que llevar contigo algún objeto que forme parte de tu herencia familiar u otro artículo muy valioso, escóndelo bien en tu maletín o bolso de mano.

9. Un atuendo formal si no lo vas a usar

Revisa cuidadosamente tu itinerario. Si no tienes previsto ningún evento formal, entonces lo más probable es que no necesites ropa elegante. Lo mismo se puede decir de los zapatos con tacón de aguja y los collares de perlas. Si habrá un evento en el que necesitarás esos artículos, lo más probable es que lo sepas de antemano.

10. Un sombrero que se pueda maltratar

No te arriesgues a volver inservible tu sombrero para el sol. Para empacarlo de manera segura, intenta hacer lo siguiente: dobla una camisa y métela en la copa del sombrero. Después, acomoda la ropa pesada, como los pantalones de mezclilla y los zapatos, en el fondo de la maleta.

Coloca el sombrero encima de estos artículos y acomoda alrededor de él las prendas ligeras, dobladas con cuidado. Cuando acabes de hacer la maleta, deberás poder ver la parte alta de la copa del sombrero.

TE RECOMENDAMOS  ¡Prepárate para la F1! Esto es lo que necesitas

¿Qué has llevado de viaje que no te ha servido de nada? ?Cuántas veces te ha pasado esto?

 / Ingimage