Las tres garantías del Ejército Trigarante / La consumación de la Independencia Las tres garantías eran religión, independencia y unión. El Ejército Trigarante, protector del gobierno monárquico, velaría por que se cumplieran


Por Capítulos olvidados de la historia

Las tres garantías del Ejército Trigarante

La consumación de la Independencia

Tras 11 años de lucha, Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero, cabecillas de los grupos antagónicos, acordaron el Plan de Iguala. Iturbide proclamó la Independencia de México el 24de febrero de 1821, previa discusión en la cual convinieron desligarse completamente de España y proponer la monarquía mexicana a Fernando VII o a un príncipe de la familia real, pero siempre conservando la independencia del país. Entre otros principios, el plan enunciaba la constitución de un ejército protector del gobierno monárquico.

Ese cuerpo militar se llamó el Ejército de las Tres Garantías, y su función era velar por que se cumplieran los lineamientos del plan. Los milicianos sacrificarían su vida antes que admitir alguna infracción, y deberían conservar "unión, fraternidad, orden, quietud interior, vigilancia y horror a cualquier movimiento turbulento" de la población. No querían otra cosa más que la felicidad común.

Solución a tres demandas

Las tres garantías del Ejército Trigarante eran la religión, la independencia y la unión íntima de americanos y europeos. En ellas, Iturbide había sabido resumir los ideales y atender las necesidades tanto de las distintas fracciones de una sociedad cansada de la guerra, como de la desorganización en la monarquía de la antigua metrópoli.

La fracción de peninsulares, aunque poco numerosa, todavía conservaba posición e influencia, e incluso muchos insurgentes se oponían a la expulsión de españoles. Al proponer íntima unión entre americanos y europeos, el Trigarante solucionaba el conflicto.

Por otro lado, la religión nacional debía ser la católica. Iturbide conocía que el sentimiento religioso era común a todas las clases sociales; los insurgentes habían reiterado su guadalupanismo. Además, esta garantía protegía al conmocionado clero, que veía amenazados sus privilegios. El naciente partido liberal había promovido ciertas reformas que iban contra los intereses eclesiásticos.



  

Deja tus comentarios

Usuarios registrados: Ingresar

Conectar con Facebook
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.


  • 80

    Les comparto mi poema, . . .

    BANDERA

    “Iguala, cuna de bandera. Tricolor símbolo en tela.”

    En el Cerro de Acatempan,
    dos militares se encuentran,
    se dan abrazo fraterno,
    con la venia del Eterno.

    Acuerdos, planes, delante,
    Ejército Trigarante,
    una sola religión,
    la independencia, la unión.

    Meridianas garantías,
    de ese tiempo apologías;
    ya, sin guerra, sin violencia,
    hecha a un lado la indolencia.

    Convencidos que Guerrero
    e Iturbide eran de fierro,
    libertad, sin tiranía,
    sacrosanta letanía.

    Iguala, candente edén,
    de este país leal sostén,
    nuestra historia y la leyenda,
    se van quedando en tu senda.

    Ante la sombra me rindo
    del frondoso tamarindo;
    fresca, madura sandía,
    jugo de agua todavía.

    Rebanada, bien partida,
    simbología compartida,
    blanca, muy verde, tan roja,
    semilla negra se antoja.

    Escupir . . . la esclavitud,
    recuperar la virtud,
    de seres humanos plebes,
    por la miseria, tan breves.

    Fiel a su arte, con encanto,
    el sensible sastre Ocampo,
    bordó de hilo la Nación, . . .
    le imprimió su corazón.

    Cosida por tres colores,
    bandera de mis amores,
    insignia, fuerte cimiento,
    emblema del pensamiento.

    ¡Ondea lábaro patrio!,
    en mi alma está tu atrio,
    recuerda próceres muertos,
    sus principios, sus aciertos.

    Los mexicanos tenemos,
    sentimientos nobles, buenos,
    por tu lienzo, por tu escudo,
    vamos henchidos de orgullo.

    Honorable patria santa,
    tu enseña, que me levanta,
    se mueve cual hoja al viento,
    la paz llega, ya . . . la siento.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 19 de marzo del 2011.
    Dedicado a Don Cleofas Pineda (QEPD)
    Reg. INDAUTOR No. 03-2011-041513462700-01

    15/02/2014 17:14


  • metalkil6661

    DISTRITO FEDERAL

    Muy interesante, excelente

    18/10/2013 10:53


  • claudine

    SONORA

    me encantaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!11

    31/01/2013 00:19


  • nicky

    NUEVO LEON

    ya no recordaba esta historia, que bueno es volver a leerla. gracias

    21/09/2012 19:41


  • linna

    SINALOA

    interesante

    31/08/2012 23:04


  • spah04

    B.C. NORTE

    Gran trabajo. Muy interesante!

    18/07/2012 15:38


  • Endarum

    DISTRITO FEDERAL

    ¿Independencia? De allá para poner a uno de allá pero acá... que juego (De palabras jajaja).

    27/07/2011 01:29


  • vidaplena3067

    DISTRITO FEDERAL

    No era absurdo que quisieran seguir con una monarquía, desligarse de España. pero proponer una monarquía mexicana, vaya con los ideales

    23/05/2011 18:34


Palabras relacionadas

ejército, Fernando VII, Independencia, Iturbide