¿Cómo se proyectó, construyó y erigió la estatua de la libertad? La idea de que la república francesa hiciera un regalo a los ciudadanos estadounidenses se le ocurrió al escultor Frédéric-Auguste Bartholdi una noche de verano de 1865.


Por El mundo y sus porqués

¿Cómo se proyectó, construyó y erigió la estatua de la libertad?

La idea de que la república francesa hiciera un regalo a los ciudadanos estadounidenses se le ocurrió al escultor FrédéricAuguste Bartholdi una noche de verano de 1865, mientras cenaba en casa de un historiador francés. Bartholdi propuso que el regalo fuera una enorme estatua que se llamaría ?La Libertad alumbrando el mundo? y serviría para conmemorar el centenario de la independencia de Estados Unidos, a la que habían contribuido los soldados franceses.

Seis años más tarde, durante un viaje a Nueva York, Bartholdi, que a la sazón contaba 37 años, descubrió el perfecto emplazamiento para la estatua: la isla de Bedloe, en la parte alta de la bahía de Nueva York, un lugar visible para todos los barcos que acudieran al puerto. Bartholdi regresó a París y comenzó a trabajar en la enorme estatua que llegaría a ser conocida popularmente como ?La Estatua de la Libertad?. Se inspiró, según dijo, en el Coloso de Rodas.

En primer lugar, Bartholdi realizó en barro un pequeño modelo de la Libertad de 1,2 m de altura. Después hizo millares de mediciones precisas con una plomada para ejecutar un par de modelos a mayor escala: el primero de 2,7 m de altura y el segundo de 11 m. Por último, construyó varias secciones de escayola que, una vez ensambladas, formarían una réplica a tamaño real de la estatua: algunas secciones medían 14 m, más que el Coloso de Rodas. La obra final, cuyo coste acabaría ascendiendo a unos 400.000 dólares, se sufragó mediante suscripción pública. La elección del rostro de la estatua dio muchos quebraderos de cabeza a Bartholdi, que finalmente se decidió por darle las adustas facciones de su madre, una fanática protestante que había vuelto loco a su hijo, literalmente hablando, al prohibirle casarse con la mujer a la que quería: una judía.

Conmovedor símbolo de la libertad

Madame Bartholdi vivía en Alsacia, la provincia del nordeste de Francia cedida a Alemania después de la derrota francesa en la guerra francoprusiana de 187071. Las autoridades alemanas prohibieron a Bartholdi visitar a su madre y, por ese motivo, paradójicamente, él la consideraba un símbolo de la libertad. Dio al rostro de su madre un empaque griego clásico, exagerando los labios un tanto desabridos, la nariz ganchuda y los ojos oscuros, de pesados párpados. El siguiente problema era encontrar los materiales adecuados para construir una estatua que resistiera la intemperie y, a la vez, fuera ligera para transportarla por el mar. Bartholdi se inspiró una vez más en el Coloso de Rodas, que estaba hueco y tenía un armazón interno revestido de una capa exterior. El revestimiento del Coloso era de pesado bronce; Bartholdi optó por revestir su descomunal estatua con 300 planchas flexibles y ligeras de cobre, de tan sólo 2,5 mm de espesor.

El regalo se retrasa

El trabajo avanzaba lenta y metódicamente y, llegado el 4 de julio de 1876, el centenario de la Declaración de la Independencia de EE.UU., el gigantesco regalo aún no estaba concluido. A comienzos de 1881, el armazón interno de la estatua estuvo listo, diseñado por el ingeniero Alexandre Gustave Eiffel, autor de la famosa torre de París que ostenta su nombre. Después se fue recubriendo con las láminas de cobre.

En junio de 1884, 19 años después de que Bartholdi concibiera la idea de crear la Estatua de la Libertad, ésta al fin se alzó majestuosamente sobre las calles de París. El 4 de julio, día de la Independencia, fue donada solemnemente al embajador estadounidense. Y el siguiente verano se desmontó, se embaló en 210 cajas de gran tamaño y se envió a Nueva York. Allí surgió otro problema.

La estatua había de alzarse sobre un pedestal tan alto como ella, con lo que llegaría a elevarse unos 93 m sobre el nivel del suelo. Pero no se había logrado reunir más que la mitad del dinero necesario para construir el pedestal. El editor Joseph Pulitzer lanzó una campaña animando a que se hicieran donativos para esta causa y publicaba en su popular periódico, el New York World, los nombres de cuantos iban contribuyendo a la obra, con mucho o poco dinero. Finalmente, 121.000 personas aportaron más de 100.000 dólares.

La Estatua de la Libertad llevaba 15 meses embalada cuando se concluyó su pedestal. Las piezas se desembalaron y se fueron montando sobre la estructura de Eiffel, de abajo arriba, sin andamiaje externo. El 28 de octubre de 1886, la Libertad por fin elevó su antorcha sobre su nuevo hogar.



  

Deja tus comentarios

Usuarios registrados: Ingresar

Conectar con Facebook
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.


  • spah04

    B.C. NORTE

    Gran trabajo!

    10/07/2012 17:15


  • mela

    EXCELENTE, UN BUEN REGALO PARA ESTE PAÍS, SIENDO LA ESTATUA DE LA LIBERTAD UN EMBLEMA DE ESTE, BUENO SABER POR Q EN NUEVA YORK Y NO EN LA CAPITAL DE ESTE PAÍS.

    01/04/2012 23:50


Palabras relacionadas

Eiffel, estatua, Estatua de la Libertad, Nueva York, París, rascacielos